Posts Tagged ‘Grondona’

NUEVO TORNEO DE FÚTBOL ARGENTINO: ¿ERAN NECESARIOS ESTOS CAMBIOS?

El campeonato de fútbol en la Argentina presentará cambios en el próximo semestre. Se realizarán dos torneos, pero con un solo campeón por año, y continuarán los promedios, eso sí, sin las promociones. De haber mantenido el plan de hacer modificaciones, ¿Hubiera sido mejor haber organizado un torneo largo, eliminar los promedios y no buscar tantas variaciones para terminar solamente con lo mencionado anteriormente?

Desde hace algún tiempo, los dirigentes de la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) han analizado diferentes opciones para cambiar el actual sistema de torneo. Por ejemplo, pensaron en una competición de 38 equipos, lo cual era bueno con el fin de buscar una liga más federal pero hubiera sido muy difícil debido a la organización de diecinueve partidos por fecha, y en ascensos progresivos a Primera División.

¿Para qué han buscado realizar tantas modificaciones? Si es por garantizar más la paciencia con los técnicos y la continuidad en sus proyectos, en la B Nacional, torneo largo, se fueron muchos debido a los malos resultados. No hay condescendencia en la Argentina ni en muchos otros lugares del mundo cuando no se gana. En este caso, no hay plan a mediano o a largo plazo que valga.Quizás, se busca un fútbol más competitivo, pero esto no necesariamente se logra con un torneo largo. En la liga española, Real

El poder en sus manos: se impuso la idea de Grondona y habrá nuevo formato de torneos con un solo campeón por año.

El poder en sus manos: se impuso la idea de Grondona y habrá nuevo formato de torneos con un solo campeón por año.

Madrid y Barcelona le sacaron más de treinta puntos de ventaja al tercero. Esto hace que el campeonato pierda rápidamente emoción para los demás. En Italia, hubo expectativa hasta el final en el mano a mano entre Milán y Juventus ; en Inglaterra Manchester City y Manchester United terminaron igualados en puntos, pero el City termino siendo campeón y en Alemania y Francia, perdieron la hegemonía en Bayern Munich y el Lyon, respectivamente.

Sin duda, este fue de los años en donde las ligas del Viejo Continente estuvieron más peleadas porque siempre ganaban los mismos y esos torneos se hacían larguísimos porque ya muchos clubes dejaban de pelear por algo con varias fechas de anticipación. Sin embargo, en la Argentina, esto es más difícil de suceder porque el nivel es mucho más parejo y no ocurriría tan fácil que un equipo tomara tantos puntos de diferencia. El caso de Boca Juniors el semestre pasado fue una gran excepción.

El torneo corto es mucho mejor en cuanto a emoción, da más oportunidad a todos los clubes de poder ser campeones, pero no da tiempo de recuperación porque si se comienza mal en las primeras fechas y no se obtienen los puntos necesarios, es muy difícil alcanzar a los líderes.

Un torneo largo no era del todo la solución, pero hubiera sido mejor y mucho más sencillo de establecer porque al final habrá un solo campeón y no dos, como se venía jugando desde hace más de veinte años. No tiene sentido para los ganadores de cada semestre el llegar a ser primeros si no van a poder gritar “campeón” en ese instante.  Este sistema estuvo un tiempo en Colombia y en otros países del continente, pero no lo mantuvieron y prefirieron una fase semifinal, liguilla o play-offs como sucede en México y Chile.

Era mejor dejar todo como estaba. Eso sí, se ha debido eliminar los promedios porque no se condenan a los equipos en el momento en que hacen las cosas mal sino cuando ya han mejorado, pero acumulan ese déficit de puntos del pasado que les cobra su mal nivel tiempo después.

El descenso debe ser por puntos. Los equipos que tengan una mala gestión deportiva en una temporada deben irse a la B en ese año y no cuando han mejorado, suman lo más que pueden y ya no les termina alcanzando.

Los promedios se establecieron para salvar a los clubes grandes, pero se llega a un punto en que la protección se acaba si no corrigen a tiempo. América de Cali en Colombia y River Plate en Argentina, históricos en ambos países, perdieron la categoría por este sistema.

En agosto comenzará esta nueva forma y si con el tiempo le dará ventajas al fútbol, bienvenido sea. En primera instancia, no es la mejor solución porque no van a cambiar los principales inconvenientes presentados hasta ahora como la paciencia con los entrenadores y el que solo sirve ganar. Amanecerá y veremos.

Nota final: La definición del título en la liga inglesa fue apasionante. En los últimos cinco minutos del partido ante el Queens, el Manchester City marcó los dos goles que necesitaba para ser campeón después de 44 años. Era la temporada para que el City consiguiera el título, más aún después de ver a su clásico rival, el Manchester United, celebrar en tantas ocasiones.

No se podía perder esta oportunidad en donde estuvo siempre en los primeros lugares, fue líder varias jornadas y tuvo la suerte de recuperarse cuando estaba ocho puntos por debajo.

En toda la temporada, mostró un juego muy interesante, con un técnico capaz como el italiano Roberto Mancini y jugadores destacados como Toure, por su habilidad; Mario Balotelli, de mucha fuerza y capacidad anotadora y el argentino Sergio “Kun” Agüero, autor del gol del definitivo, quizás uno de los mejores de su vida así como aquel marcado a Racing cuando jugaba en Independiente. Este logro es muy merecido para el City y ojalá continúe en la búsqueda de cosas grandes.

VOLVER A PANORAMA NEGRO

LA SELECCIÓN ARGENTINA Y SU ARTE DE DESPERDICIAR RECURSOS

Estamos en un punto de giro notable en el fútbol, donde este deporte no es lo mismo de antes. Ahora sí que no tiene ni un poco de lógica. En la actualidad, hay selecciones  que están surgiendo, como Venezuela, otras reviviendo, como Perú, y las demás consolidándose, como Uruguay y Paraguay. Argentina no encuentra un verdadero rumbo hacia dónde dirigirse y esto no sucede por carencia de materia prima. Esta Selección se está muriendo de hambre con la nevera llena por múltiples razones:

1- Estrellas deslucidas:

Estos jugadores los quisiera tener cualquier selección. La mayoría juegan en las ligas europeas y son figuras allá. Javier  Zanetti, Javier Mascherano, Esteban Cambiasso, Javier  Pastore, Lionel  Messi, Carlos Tévez, Gonzalo Higuaín, Sergio Agüero, entre otros, tienen todas las condiciones y eso lo muestran en sus clubes, pero al jugar en la Selección, no son ni la sombra de su realidad.

Por otra parte, muchos de ellos quieren tener más ventajas y privilegios. En sus clubes no pueden hacerse sentir como figuras, a pesar de serlo, porque tienen un control fuerte y no se les permite todo lo que ellos desean.  En esta Selección, hay divisiones internas, grupos partidarios de uno y de otro y rivalidades que impiden ir para el mismo lado.

Una constelación de estrellas en el ámbito futbolístico no va hacia un punto fijo si no juega como un verdadero equipo. El desequilibrio entre las líneas es notorio. Pocos se salvan después de la eliminación de la Copa América.

La selección decepciona nuevamente

El arquero Sergio Romero tuvo un gran nivel, siempre respondió a la hora de ser exigido y mostró mucha seguridad; el volante Fernando Gago se caracterizó por la dinámica, ayudó a crear mayor juego y estuvo cerca de Messi. El delantero Gonzalo Higuaín generó llegadas y confirmó que puede ser una buena alternativa; Sergio “Kun” Agüero marcó tres goles y su velocidad fue importante y Lionel Messi hizo lo que más pudo, pero no puede hacerlo todo solo. En el Barcelona de España, tiene los socios necesarios para convertirse en el mejor jugador del mundo.

Si a Messi lo ponen sobre la derecha, donde siempre juega, puede ser el jugadorazo que es. Eso sí, es necesario dejar de pedirle a “La Pulga” que sea Maradona porque nada tiene que ver con él. Las personalidades son completamente diferentes. A Messi deben dejarlo ser Messi, cuyo talento es exclusivo y es una ilusión vigente para una gloria en el futuro.

Los demás sí tuvieron una Copa para el olvido. Los defensores centrales Nicolás Burdisso y Gabriel Milito no dejaron ver condiciones para ser titulares. Los errores que cometieron fueron para el escándalo. Javier Zanetti ya está terminando su carrera deportiva, más no se le puede pedir. Eso sí, su desempeño como lateral siempre será recordado, pero tampoco lo pusieron en la derecha, donde debe jugar; el volante Javier Mascherano jugó sus peores partidos en su carrera con muchas equivocaciones en la entrega de la pelota; el volante Ángel Di María fue irregular, le faltó mayor claridad en algunos partidos a pesar de que mostró un rendimiento interesante por momentos y Carlos Tévez no tuvo nada que ver con el goleador del Manchester City de Inglaterra.

2- La ausencia de un técnico con verdadera autoridad

Sergio Batista no pudo plantear los partidos de la mejor manera y tampoco tuvo el carácter para dirigir un grupo como éste. Sin embargo, Batista no es el único culpable de los malos resultados. En los últimos tiempos pasaron gran cantidad de técnicos que no pudieron encontrar un camino. Las internas de este grupo vencieron a Marcelo Bielsa, a José Pekerman, a Alfio Basile, a Diego Maradona. Se han venido cambiando entrenadores rápido sin evaluar que primero se necesita solucionar el problema adentro del vestuario.

El mejor ejemplo de precipitación fue haber designado a Maradona, extraordinario e inolvidable jugador, pero que no tenía la suficiente experiencia para una Selección. Tampoco podía mandar dentro del grupo porque los jugadores lo veían como a un compañero más. ¿Quién dirigía a quién en ese momento? Sus errores al plantear los partidos hicieron que Argentina perdiera por vergonzosas goleadas ante Bolivia en La Paz por 6 a 1, en las Eliminatorias, y ante Alemania, por4 a0, en el Mundial de Suráfrica. ¿A quién se le ocurre jugar con un solo volante de marca?

Basile ya sabía lo que era un desafío como la Argentina. Al comienzo de la Eliminatoria, mostró un juego aceptable, pero después el grupo se le rompió en mil pedazos y “El Coco” confirmó que no podía seguir. Pekerman hizo lo que pudo y Bielsa pagó caro la eliminación en primera ronda en el mundial 2002, apesar de que se le dio continuidad en su momento.

Batista mostró poca autoridad en la convocatoria de Carlos Tévez. A pesar de que la gente pedía a Tévez por encima de todo, debió mantener su postura de no llamarlo. Su capacidad de mando se fue perdiendo debido a esta decisión. Además,  Tévez no le hace bien al grupo y quiere hacer su voluntad a toda costa. Por otro lado, Batista falló al poner a jugadores en posiciones contrarias a las que juegan siempre. Por ejemplo, puso a Zanetti y a Messi por la izquierda, cuando siempre juegan por derecha. Tampoco acertó en las modificaciones ante Uruguay, donde el equipo jugó bien en el primer tiempo y tuvo con qué ganarlo, pero al final su nivel cayó.

Es normal que después de las derrotas, la gente siempre pida la salida del técnico. Batista dejó muchas dudas, pero no se le puede despedir tan rápido si no hay un sucesor que pueda cambiar el rumbo de una Selección que ya ha vencido a los que la han dirigido.

Un eventual reemplazante requiere carácter y experiencia en el manejo de equipos grandes. Carlos Bianchi, ganador por excelencia, sería excelente opción pero sus diferencias con Julio Grondona impiden que llegue. Américo Gallego o Ramón Díaz son técnicos ganadores, con autoridad que podrían ser tenidos en cuenta. Ambos ganaron títulos en la mayoría de clubes donde estuvieron y manejaron vestuarios de campeones.

3-     La falta de un proceso e idea clara:

Argentina no viene con la continuidad de Uruguay o de Paraguay. Ningún proceso se ha podido mantener en el último tiempo. Los jugadores no saben a qué juegan, ni juegan para la Selección. Así es muy difícil llegar a proyectar logros importantes. En Uruguay y Paraguay los once tienen definido a dónde quieren llegar y nunca prevalecen las individualidades por encima del equipo.

La albiceleste ha desperdiciado generaciones de oro que tenían con que haber ganado títulos y seguir llenando de gloria a un país con una de las pasiones futboleras más grandes del planeta. La próxima meta es el mundial Brasil 2014, donde la Argentina tiene la obligación de estar y pelear por el título. Eso sí, los cambios tienen que realizarse ahora porque si no se presenta una verdadera reestructuración, los resultados serán más de lo mismo.

Volver a Panorama Negro