“Si no hay amor ni pasión por lo que uno hace, la vida pierde sentido y uno se la amarga”, Marcela Alarcón.

La noche es el espacio perfecto para reflexionar, escribir, soñar, escuchar buena música y pensar en lo que se va a hacer el día siguiente o en el futuro más próximo.  Desde el 22 de diciembre de 2008, Marcela Alarcón conduce el programa radial Amanecer W, emitido por la emisora la W Radio, una de las más escuchadas de Colombia. En este espacio, Marcela pone música y escucha las diferentes historias de los oyentes, quienes llaman noche tras noche a hablar del tema asignado o incluso de la vida misma, y hacen de Amanecer W una excelente compañía para aquellas personas que trabajan en ese horario, para los estudiantes que terminan de hacer sus trabajos o para quienes no pueden dormir. Durante esas horas, Marcela es su propio control, responde las llamadas, busca las promociones y la información.
El programa va de domingo a jueves al final de la noche y hasta las tres de la mañana, donde Marcela comienza su noticiero W3AM, que informa sobre los acontecimientos más importantes de Colombia y el mundo. A las cinco de la mañana, llega Julio Sánchez Cristo, director de la W, con su programa, de inmensa sintonía,  hasta las doce del día.
Marcela es comunicadora social y periodista de la Universidad Jorge Tadeo Lozano de Bogotá. Ha estado en las dos principales cadenas radiales de Colombia: RCN y Caracol (en la actualidad). En RCN, trabajó en emisoras como La FM y Rumba Stereo.  Jaime Sánchez Cristo y  J. Fernando Quintero, figuras destacadas  de la Radio colombiana, han sido sus jefes. También estuvo en la revista Cromos y en una oficina de comunicaciones. Además, de Amanecer W y W3AM, Marcela forma parte del programa Mujeres W, de lunes a jueves, al cual llega a las diez de la noche. Su jornada comienza a las diez de la noche y termina a las seis de la mañana. Los sábados, de cuatro de la tarde a ocho de la noche, es la encargada de poner la música e informar sobre Colombia y el mundo. En esta entrevista, Marcela habla acerca de su profesión y la mejor manera de disfrutar y aprovechar la vida.
Después de casi dos años en la W Radio, ¿Cómo califica su evolución profesional?
Todavía no se puede calificar. Se califica cuando ya pase el momento de Amanecer W, se acabe el ciclo y pase al otro escalón. Por ahora, siento que he avanzado en muchísimas cosas en lo profesional y como persona, pero creo que si hoy uno escucha un programa de diciembre del 2008 o enero del 2009, pues va a notar evidentemente la diferencia. No se puede decir ya llegue de 1 a 8 a 9 o a 10. Eso se nota cuando ya uno se despide del ciclo en el que está.
¿Esperaba en algún momento llegar a la W Radio?
Jamás. Cada vez que yo pensaba seguir en Radio, cuando empecé, cuando estaba en RCN, cuando yo decía quiero seguir haciendo Radio, daba la vuelta por todas las emisoras y cuando pasaba por la W, seguía derecho. Yo respondía: “No tengo nada que ir hacer a la W”. Me veía en la Cadena Básica de Caracol o la de RCN o en las musicales, que era en lo que yo siempre había estado, pero estar en la W, jamás. Era como pensar estar en BBC o en la radio de Japón, una cosa así.
¿Qué significó para usted comenzar en RCN Radio?
Fue un momento en el que yo salgo de la Universidad, entro a otra Radio y después me llaman de RCN pero significa abrir las puertas. Haber estado en LA FM, que haya sido Jaime Sánchez Cristo quien me haya abierto las puertas pues fue una sensación muy extraña. Yo de la nada, sin buscarlo y sin nada, aparecí ahí porque Jaime quizo. El comienzo en LA FM fue abrir las puertas.
¿Cuál fue su primera sensación el 22 de diciembre de 2008, momento en que comienza este ciclo de Amanecer W?
Estaba en blanco. Esa noche, yo llegué a las once de la noche y me dijeron: “Empiezas programa a las doce, por aquí salen los oyentes, por acá sale la música, ¿consola si sabes manejar?” Y yo: “sí claro, yo sé manejar consola”. Ésta es la consola,  estos son los canales y hay que dar por ahí unas noticitas de vez en cuando”. Todo el mundo se fue y Caracol se quedó solo como todas las noches y yo me quedé sola frente a la consola y decía ahora qué voy a hacer. Miraba la consola con mucho miedo, como si me fuera a morder. Estaba en blanco, no sabía qué hablar, qué decir, es una lástima no haber tenido una copia de ese programa, por ejemplo. Nunca me dio sueño, nunca me sentí incómoda, nunca nada pero sí estaba muy asustada. Yo pienso en la sensación de ese momento y yo creo que nunca más la vuelvo a tener.
Usted maneja un horario nocturno, donde la Radio es mucho más compañía que información. ¿Qué se necesita para manejar un programa como Amanecer W?
Se necesita tener amor por los demás. No puede hacerlo la persona que no sienta amor por los demás, que no se preocupe, que no sea sensible. Ahí está la paciencia, ser noble, ser humilde. Si alguien llega a ese puesto algún día y no tiene sensibilidad, no le interesa el otro, no le importa si alguien tiene una pena de amor o se quiere suicidar o no le importa si alguien está feliz o no le importa si es una persona de edad y no la respeta, no dura. De eso se trata Amanecer W.
¿Se necesita ser psicólogo en vez de periodista para manejar un programa como Amanecer W?
No funcionaría tan bien. Un psicólogo no se divertiría tanto como yo (risas).
¿Cuál ha sido la historia de algún oyente de Amanecer W que más la ha impactado?
Son muchas. Una fue la de un señor que estaba a punto de suicidarse y alcanzamos a mandarle los servicios de Emergencia y ya cuando hablé con el doctor al otro día, él me decía que el señor tenía todo disponible para suicidarse. El problema fue que su esposa, ubicada en Cartagena, no le permitía ver su hija. Esa, por ejemplo, es una. Otra fue un señor que me llamó y me contó una historia muy fuerte sobre la mamá, que se le había muerto hacía poco y su mamá era todo. El tema es que yo había tenido a mí mamá hacía días enferma, obviamente ningún oyente lo va a saber o tiene por qué saberlo, pero fue una noche que se me hizo eterna porque yo no sabía mí mamá que tenía. Yo lloraba fuera de micrófonos pensando en mí mamá porque en la clínica no contestaban y este señor llama a los dos días, también llorando y diciendo mi mamá se murió, era todo, estoy acá solo y yo vivía con ella. Me sentí superidentificada. Hay muchas, también había una señora que me llamaba antes a eso de las cuatro de la mañana, en medio de su soledad; además un nivel de educación altísimo. Una señora que había viajado por todo el mundo, que había sido educada para ser ciudadana del mundo, tuvo hijos y ahora vive sola, sola con su soledad.
¿Llegó a llorar con varias historias?
Sí claro, lloré. Lloro con lo que tiene que ver siempre con mamá, con papá. Sobre todo con lo de una mamá. Lloré con una historia de una traición, una vez, porque me puse en el papel de la oyente, me volví una nada, lloré mucho. Cuando murió Mario Benedetti, fue un programa muy fuerte porque él era de mis favoritos y de mis guías porque a diario digo una frase, algún poema de Mario. ¿Llorar con historias? Sí claro, no todas las veces ni todos los meses, pero sí.
¿Cree que Amanecer W es una excelente compañía para la gente debido a que se siente cada vez más sola?
Hay un problema y un bache entre los adolescentes y los jóvenes. Los papás se limitan a darles Internet, a darles teléfonos, a darles celular, a darles todo para que se comuniquen y para que no se sientan solos y creo que es cuando más solos se sienten. Uno no siente calor humano ni amor sentado frente a un chat, por ejemplo. En cambio, con la Radio sí se siente eso porque le están hablando directamente al oído. Al sentirse solo, uno se refugia en muchas cosas pero ahora sí tal vez se siente uno más solo que en otra época. Cuando yo estaba pequeña, para mí sentirme sola era que mí casa, llena de gente y con mis amigas del colegio, pues era que no me hablaran o me sintiera mal y no tuviera a quién contarle algo. Me refugiaba en la Radio o en la música, pero digamos que ahora ni siquiera está eso. Ahora todo pasa tan rápido, todo es tan material.
¿Cómo ha sido esta experiencia de presentar el Noticiero W3AM?
Ahí está Julio pintado. Cuando esto empezó, le dije: “yo no creo que esto vaya a funcionar pero vamos a hacerlo”. Yo creía que esto no iba a dar resultado pero los estudios de sintonía dicen que ha funcionado muy bien. Ahí volví a sentir de nuevo ese miedo que uno siente cuando se sienta por primera vez en una emisora. Uno sabe que es responsable de lo que está diciendo. Cuando empecé a hacer ese noticiero sufrí demasiado, creo que los tres primeros meses y ahora también, pero he aprendido otras herramientas para utilizar. Yo no le creía. La verdad, pensaba que a los tres meses me lo quitaban. Cada día ha sido más exigente pero hay algo de ese proceso que me gusta mucho y resalto: la lectura de noticias. Cuando yo empecé a hacer locución, me decían mucho: “tienes que pensar quién te gusta de Radio y trata de seguirle la pista”. Yo nunca quería parecerme a nadie sino hacer la locución que quería hacer. Esto me pasó con W3AM y reiteré: “no voy a escuchar como leen las noticias, como hacen las cosas porque lo quiero hacer yo y quiero tener mi sello, no mi sello para dejar en la Historia sino porque estoy haciendo yo lo mío sin copiarme de nadie”. Los estudios dicen que se ha movido esa franja del noticiero y Julio es el papá y el futuro de uno.
Durante su trabajo en la Radio, ha entrevistado a gran cantidad de
personajes y grupos musicales, ¿Cuál entrevista es la que más recuerda?
Rafael Ithier, del Gran Combo de Puerto Rico, va a ser un gran personaje. Siempre, Jairo Varela, del Grupo Niche, va a ser un gran personaje. En Amanecer W, Yuri Buenaventura me transmitió muchísima energía y tuvo mucha luz. Alguien que ha sido muy importante en mi vida y a quien le aprendí mucho y llegó por Amanecer W, fue César López. Quien lo conoce puede sentir su energía y su luz. También, Vladdo (caricaturista), quien tiene muy buenas ideas, lleno de argumentos, exige antes de hablar, y su sola presencia exige pensarlo, leer.  Otra fue la mejor amiga de Julio Cortázar. A uno no deja de impactarle escuchar a Rosario, hablarle, leer sus poemas y hablar de Julio Cortázar de una manera tan cercana  y Laura Restrepo, quien aparte de ser una gran escritora , da como mujer para seguir. Ella dice con su sola historia de vida que hay que seguirla y no hay por qué parar para nada.
Defíname a estos grandes personajes del Periodismo y la Radio colombiana:
Julio Sánchez Cristo (Director de la W Radio):
Julio es todo. Es amor, luz, enseñanza, tenacidad. Yo no permito que nadie se meta con Julio estando yo al frente. Esto es el respeto que uno le toma a un hombre cuando lo tiene como jefe y le aprende. Todas las cualidades del mundo son para Julio.
Jaime Sánchez Cristo (Director del programa Los Originales en la emisora La X):
Jaime es un loco divino, una cosa hermosa. Es locura, música y exigencia. Jaime es un loco de la vida, un enamorado del mundo.
Alejandro Villalobos (Director de la emisora La Mega de RCN Radio):
Alejo es un maestro. Es un tipo que la tiene clara y siempre la ha tenido clara. Alejandro sabe lo que está haciendo y ha demostrado que para tener una emisora, que funcione y cumpla con todo lo comercial, uno tiene que ser número uno. A Alejandro le he aprendido que a uno no debe importarle lo que digan los demás pero sobre todo lo que digan los colegas. Esa es la crítica más fuerte. Hay gente y hay oyentes que lo critican a uno y le dicen mil cosas. Yo, la verdad, nunca me he encontrado así como tan de frente con detractores ni nada y no sé por qué. Debería tenerlos. Por eso, el colega me duele mucho. Con Alejandro, he aprendido que no importa y hay que seguir, que uno no se puede detener. Alejo también es escuela. El que pasa por sus manos, aprende mucho.
Félix de Bedout (Periodista de la W Radio):
Félix es todo mi respeto. Hay una cosa que yo amo de Félix y es cuando sonríe. Amo su sonrisa, sus momentos de buen humor,  los momentos en que él hace Periodismo, al que la gente llama de atacar. Amo la manera de Félix de preguntar, de contrapreguntar y como él se documenta. Yo quisiera ser Félix.
J. Fernando Quintero (Locutor de varias emisoras de Radio en Colombia):
El jefe y el maestro. J me enseñó muchas cosas. J fue mí papá. J es como el papá que lo enseña a uno a caminar, a ser responsable, a escribir, a montar bicicleta, a sumar, a restar y cuando uno ya está listo, lo soltó. J me enseñó muchas cosas de Radio musical, muchas cosas de la Radio en sí. Me enseñó una cosa muy hermosa que se llama la Salsa, que si bien me gustaba antes, con él la amé.
¿Cómo llega a sentir la pasión por la Radio?
Eso es parte de mí, como decir mis piernas, mis manos, mis oídos. Yo sé que no muchos lo sienten así pero es que yo no sé qué más podría hacer, la verdad. Lo mío es esto y solamente le pido al destino que me deje hacerlo mucho tiempo más. Yo venía con ese chip.
¿Siempre tuvo claro que quería ser periodista?
Toda la vida. Cuando tenía diez años, mi mamá estaba en la cocina y había una ventanita, yo siempre me paraba en esa ventanita y entonces le dije a mi mamá: “’ ¿qué necesitan las que hacen los noticieros?”. Ella dijo: “Pues tiene que estudiar Comunicación Social y Periodismo” y  yo dije: “quiero estudiar Comunicación Social y Periodismo”. Sin embargo, cuando salí del colegio, me presenté a la Universidad del Rosario a Ciencias Políticas, hubo unos exámenes y una cosa absurda para pasar y pasé. Cuando llegué a mí casa, dije: “Bueno listo, voy a estudiar Ciencias Políticas”. Mi mamá dijo: “No, usted estudia Comunicación Social porque eso era lo que quería y no voy a empezar a pagarle una carrera que usted la va a dejar botada”. Y creo que fue acertada, hubiera pasado, estoy segura.
¿Qué se necesita para ser un buen periodista?
Se necesita dejar el corazón afuera de la cabina porque uno adentro se puede encontrar con amigos, yo lo he pasado, no en cosas muy graves ni muy difíciles, pero me ha pasado y he dicho: “es un amigo, me le voy a ir encima, pero debo hacerlo“.  Me toca dejar el corazón afuera y entrar allá  blindada. Para ser un buen periodista, no hay que tener corazón en casos muy difíciles pero en otros, toca ser demasiado sensible para entender una tragedia, por ejemplo.
¿Le ve falencias o virtudes a las nuevas generaciones de periodistas?
Eso depende de muchas cosas, ni siquiera de la Universidad sino de la pasión que cada uno le tenga. Hay periodistas que se han hecho en la calle, cargando cables, así han aprendido. Hay otros que han pasado por las universidades y de pronto no sienten lo mismo. Eso es lo que uno sienta y las ganas que uno tenga.
En un país como Colombia, afectado por los grupos subversivos, ¿Cómo se puede manejar la información con objetividad?
Eso es un tema muy difícil y ahí entra a jugar la palabra responsabilidad. Creo que tratar de ser objetivo al máximo exige ser muy responsable con las palabras o acusaciones que uno lance. Es difícil no porque mañana le vayan a poner una bomba o en la esquina le vayan a disparar sino por lo que se puede generar por una sola palabra, en un momento de esos, en muchísimos oyentes.
El día del atentado terrorista cerca a Caracol Radio, el pasado 12 de agosto, usted estaba en la cabina de la W Radio. ¿Cómo fue esa sensación?
Yo ese día no sentí nada. Félix (de Bedout) acababa de llegar. El impacto para mí fue tenaz porque Félix acababa de sentarse como cuando uno llega a un sitio y reconoce y dice: “ésta tiene cara de cansada. Hoy no está tal personaje, el control está de un genio”. Ese día fue tenaz porque así se conozca el sitio, se hace un reconocimiento inconscientemente y Félix no alcanzó a hacer ese reconocimiento. Apenas pasó eso, lo primero que hice fue preguntar por Julio (Sánchez Cristo) porque Julio venía para la emisora. Era lo único que me preocupaba. Yo le dije a Félix que yo me quedaba, pero cuando llegaron los escoltas, él dijo: “No, hay que trabajar, vamos al aire y empezamos a trabajar”. Yo le dije que me ponía a hacer la producción porque a todo el mundo sacaron. Cuando a mí me vinieron a sacar, yo les dije: “Yo no me voy. Yo me quedo. Aquí no hay quien haga nada”. Solamente estaba yo con los operadores (Martín, Mario y Carlos). El trabajo de los demás periodistas fue genial porque era estar abajo, con mucho susto, literalmente guerreándola. Era sacar al policía, al vecino, al conductor y con el miedo de que hubiera una nueva explosión. Fue impresionante.
¿De qué manera las nuevas tecnologías cambiaron la manera de hacer Radio?
Se cambió la manera de comunicarnos entre nosotros, pero la Radio sigue siendo lo mismo. Se cambió la manera en que puedo pedir cambio al uno o al otro, en que puedo yo proponer un tema, en que podemos comunicarnos mientras estamos en el estudio, mientras que estamos en una transmisión. La Radio sigue exigiendo lo mismo. Las nuevas tecnologías ayudan en el tema de producción, sobre todo en las musicales. Nosotros no usamos una producción muy especializada y con efectos porque somos Radio hablada pero en las musicales sí y para programas de entretenimiento también.
¿Cree que en América Latina se está afectando la libertad de prensa?
Totalmente. No en vano, los estudios y los números de periodistas muertos están ahí a la orden del día. Hay una cosa más triste aún: En algunos países, la libertad de prensa ni siquiera depende de un grupo subversivo ni de un grupo de oposición sino a veces del mismo Gobierno. Esto es aún más grave.
¿Para usted qué es lo más valioso que tiene la vida?
Para mí, lo más valioso que tiene mi vida es mi mamá. El día en que mi mamá no esté conmigo, puede pasar cualquier cosa y no me va a importar a no ser que yo tenga hijos. También, lo más valioso que pueda tener la vida puede ser cada momento, cada recuerdo, muchas cosas que no son tangibles y la pasión por lo que uno hace. Si no hay amor ni pasión por lo que uno hace, la vida pierde sentido y uno se la amarga.
¿Cree que se pueden cumplir los objetivos en la vida?
Totalmente. Si se imagina, se puede. Si hay algo que no se imagina, pues sencillamente no se puede. Si se imagina que se va a dar la vuelta al mundo, pues se ahorra y se logra, si se imagina que se va a trabajar en BBC, pues se estudia y se logra. También, el hecho de nunca haberme imaginado en la W, me dice que la vida da sorpresas como dice Rubén Blades.
Defíname las siguientes palabras:
Amor: De amor, deberíamos estar llenos todos. Amor es poder mirar a la otra persona, sin importar quien sea, con respeto, con honestidad, con nobleza. Yo celebro el amor.
Amistad: Es una cosa que a mí me encanta ofrecer y como todo ser humano, me encanta recibir. La amistad es algo que, en estos días lo estaba pensando, chévere uno poder ofrecerla todos los días pero uno no todos los días ofrece amistad, ofrece compañerismo y cuando una persona me empieza a despertar amistad me encanta. Por ejemplo, me despierta amistad en este momento Andrea Silva de La Mega, me gusta saber cómo está, me gusta hablar con ella, me gusta sentarme en plan de niñas a tomar café toda la noche y hablar y echar rulo. Me gusta ofrecer y recibir amistad pero por estos días, yo creo que toda la vida ha sido así, es bien complicado hacerlo porque cada uno tiene un concepto muy diferente. Hay una cosa que me gusta mucho y no está en el marco de la amistad: la amistad no es nunca juzgar. Al amigo hay que escucharlo, saber qué quiere y de pronto dar su concepto pero no hay que juzgarlo ni desconfiar de él. Eso me duele, me choca. Un amigo que desconfíe de mí, ya no es mi amigo.
Soñar: Es la gasolina de la vida. Si uno no sueña, no logra. Si uno no se imagina, no tiene. Si uno no sueña no dimensiona. Si uno no sueña no llega. Soñar es todo. Cada paso que uno da es soñando. Yo quisiera soñar todo el tiempo. Yo creo que sueño despierta. La persona que no sueña no es feliz o por lo menos no alcanza algo de felicidad. A mí me encanta soñar, imaginarme que me voy a casar de blanco y que voy a hacer una fiesta con muchos amigos y con toda mi familia. Si me lo imagino y lo sueño, puede que algún día pueda pasar o pueda que nunca llegue, pero hay que soñarlo.
¿A qué personaje de Colombia o del mundo le gustaría entrevistar?
Son muchos y creo que en cada rama voy a tener uno diferente. No me imagino tener al frente a Rafael Nadal, a Roger Federer, a Bono. Me encantaría entrevistar un personaje de la calle. Me encantaría hablar con un hombre de estos, que vive en la calle y tiene una historia de vida de novela. Yo sería feliz conversando con Julio o a Félix en Amanecer W. Hacer una entrevista con ellos hasta las tres de la mañana sería genial. Se me ocurre poder estar en Medio Oriente y estar al tiempo con un judío y con un palestino y ver que se den la mano. No tengo el uno por ciento de lo que quiero entrevistar.
Hablando de sus planes en el futuro, ¿Le gustaría ejercer su profesión en la televisión o en los medios escritos?
En lo escrito no. Ya estuve allí y no. A mí me gusta escribir pero me gusta escribir mis cosas, por ejemplo cuentos o una novela. Para cubrir una fuente o algo así, eso se lo dejamos a los expertos. A uno siempre lo llama la Televisión pero ahora hay que crecer mucho en Radio. A pesar de llevar algunos años en el medio, la Radio para mí hasta ahora está naciendo. Todavía hay muchas cosas que me falta por hacer y todos los días, por aprender. Acá se aprende al lado de cada puesto y de cada persona. Por ejemplo, del control. Cuando yo me hago al lado del control, se aprenden muchas cosas y yo soy mi propio control en Amanecer W.
Finalmente, ¿Qué mensaje le dejaría a la gente para disfrutar mejor de la vida?
La vida es el amor. Uno disfruta el amor. Por ejemplo, uno de mujer consigue un hombre o un hombre llega a una mujer, la disfruta, la quiere, la cuida, le tiene detalles, piensa en su cumpleaños, en qué regalo le va a dar y en hacerla sentir bien. Esa es la vida, es el amor de uno. La vida hay que cuidarla, entonces cuídese comiendo para que no se vaya a enfermar. Si usted sabe que le da gripe con cualquier cosa, llénese de bufandas, cómprese un saco que le encante, cómprese muchos. Si usted sabe que lo suyo es ser arquitecto y le fascina, entonces hágalo, ámelo, quiéralo. Cómprese un libro de Arquitectura, revíselo, léalo y consienta el cerebro con ese tema. Es lo mismo que tener un novio o una novia. Es hacerle el amor a la vida. Lo mío es la Radio y yo todo el tiempo estoy consumiendo Radio, esa es mi vida. Mi vida también es mi mamá. Entonces, yo todo el tiempo estoy consintiendo a mí mamá aunque sea ella la que me consienta. Por ejemplo, yo siempre estoy pensando: “a mi mama le gusta tal cosa, que nota poder dárselo”. Yo sonrío más fácil viéndola a ella teniendo sus cosas, que comprándome cosas para mí. La vida es como el novio, como la novia.

Volver a Panorama Negro

Anuncios

5 responses to this post.

  1. Posted by Jorge on septiembre 20, 2010 at 11:53 am

    Leyendo ésta entrevista, me convenzo una vez más que Marcela Alarcón es una mujer hermosa, un ser humano bello, una profesional excelente y un corazón bonito. Una mujer que vale la pena, valiosa y especial. Creo que es un angelito con unas hermosas alas y que ayuda a las personas a su manera. Puedo decir que no me equivoqué en mi apreciación.

    Me encanta oír a Marcela Alarcón en su AmanecerW y W3AM, me gustan sus temas, su voz, su profesionalismo, su forma tan especial de ser.

    Creo que Marcela Alarcón es un tesoro una preciosa joya que debe ser valorada en su justa medida.

    Mis respetos, mi admiración y mi lealtad eterna como amigo para Marela Alarcón.

    Responder

  2. Posted by Luis Eduardo on octubre 1, 2010 at 10:06 pm

    Marcela es una excelente mujer y profesional, la admiro mucho, siempre trato de sintonizar su programa Amanecer w, es muy agradable

    Responder

  3. Posted by nico on mayo 2, 2011 at 3:49 am

    Soy español,resido en Islas Canarias.Escucho a Marcela hace mucho tiempo y cada dia es una sorpresa, su voz es magica como transmite la informacion es unica atrae… su risa invita a la sonrisa.
    Una profesional autentica desde su humildad que a todos nos gustaria ser. Gracias Marcela

    Nico

    Responder

  4. Posted by Fernando Barrera on diciembre 9, 2011 at 3:19 am

    La inquietante mezcla de la sensibilidad artistica, el intelecto y la belleza que hacen de pocas mujeres iconos eternos. Marcela esta destinada a serlo en algun tiempo. Seria un gusto incomparable cruzar una buena conversacion con ella.

    Responder

  5. […] septiembre de 2010, la entrevista con Marcela Alarcón, conductora del programa radial Amanecer W, fue inolvidable por todos los temas que se hablaron: […]

    Responder

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: